Con la cantidad de creatividad que hay ahí afuera, la voracidad de mis ambiciones, la impaciencia que me chicotea, estas frases, por ridículas o clichés que parezcan, me dan paz, me anclan, me ayudan a pausar, a enfocarme y a no perder la motivación ante la incertidumbre de estar dando el ancho.